Dr. Manuel Lérida Decker

Vaya al Contenido

"Los únicos demonios en este mundo son los que corren por nuestros propios corazones. Es allí donde se tiene que librar la batalla”. Mahatma Gandhi
Todas las sociedades humanas, a través de todas las edades, han contemplado la iniciación a la vida adulta, como un ritual importante de socialización y humanización integral del individuo, relacionado con la necesidad de superar definitivamente el desvincularse de la madre y de hacerle adquirir todos los derechos sociales y culturales reconocidos al adulto en toda sociedad.

En Europa durante la Edad Media los varones tenían que iniciarse muy temprano a la cacería y a la guerra, siendo adolescentes debían demostrar su valentía frente al peligro y a la muerte, en el siglo XIX y en la primera cuarta parte del XX, cuando no había guerra los adolescentes de varios países europeos debían pasar a la edad adulta demostrando a los demás y a sí mismos que se podían valer por su cuenta. Se iban de viaje solos y sin dinero la mayoría de las veces, para dar la vuelta a su país, conocer éste y sus distintas regiones y grupos humanos, defenderse en caso de peligro y trabajar en todas partes para ganar su sustento. Los años de aprendizaje itinerante se refieren al período de movilidad que los profesionales pertenecientes a distintos gremios en la Europa Central de la Alta Edad Media y hasta la Industrialización realizaron después de su tiempo de aprendizaje y antes de poder examinarse como maestros de su oficio.

Es una aventura que te hará más hombre. Te animamos a que vivas esta aventura real y no la experimentes pasivamente delante de los televisores en películas, videojuegos, adicciones o distracciones. Ven y comparte la experiencia de esta iniciación con otros hombres en plena naturaleza.

  • Salir del mundo infantil donde no existe el conflicto ni la responsabilidad por la propia vida.
  • Jugar lo que tenemos negado y olvidado.
  • Confrontar, medir fuerzas y encontrar el propio límite.
  • Limpiar heridas y odios que obstaculizan la maduración.
  • Valoración del mundo paterno desde el reconocimiento, el amor y la honra.
  • Experimentar con el uso del poder y ver el juego víctima-victimario.
  • Desafiar los propios miedos para atravesar la oscuridad, la soledad y la muerte.
  • Construir juntos, desarrollando el liderazgo y la cooperación.
  • Reunir fragmentos perdidos de nuestra masculinidad.
  • Integración de los arquetipos masculinos.
  • Reconocimiento de lo femenino y lo femenino interno.
 
Te ofrecemos esta aventura a través de diferentes experiencias iniciáticas:

  • Vigilia nocturna
  • Marchas de poder
  • Trabajos de Constelaciones
  • Bautismo iniciático
  • Técnicas Huna (chamanismo hawaiano/polinesio)
  • Técnicas Toltekas (chamanismo precolombiano de mesoamérica)
  • Ceremonia de baño de vapor (inipi/temazcal)
  • Ceremonia de iniación al conjunto de hombres
  • y mucho más
 
Cada año, durante el fin de semana del día del padre (más bien en marzo), te ofrecemos una experiencia de iniciación moderna y masculina para que encuentres en ti el hombre que eres. Durante estos días puedes superar algunos de tus miedos. Tendrás la oportunidad de conocerte mucho mejor y tomar consciencia de ti mismo. El encuentro con otros hombres te hará aprender a través de ellos. Sabemos que esta experiencia es un paso hacia el hombre masculino, sano y adulto en ti. Tu edad no importa.

¡Atrévete a descubrir tu verdadera masculinidad!


Regreso al contenido